fbpx

Razones por las que amo el Museo de Arte Costarricense Arquitectura reinventada

1

El Museo de Arte Costarricense, también conocido como el MAC, está ubicado en el costado este del Parque la Sabana, San José. Exhibe obras nacionales e internacionales y tiene un programa de talleres y otras actividades.

arquitectura histórica Costa Rica

El Museo de Arte Costarricense es un edificio patrimonial de estilo neocolonial. Se construyó en los años (19)30 para funcionar como el primer aeropuerto internacional de Costa Rica.

arquitectura histórica Costa Rica

La antigüedad de este edificio justifica varias peculiaridades de su diseño. Los seres humanos, como especie animal, nos hemos vuelto más altos con la evolución (más sobre este dato curioso aquí). La próxima vez que vayan, presten atención a la altura de las puertas de vidrio que dan salida a los balcones. ¡Yo apenas quepo y varios tendrán que agacharse! Además, entre el tamaño de las personas de hace (casi) 100 años y la cantidad de gente que llegaba al aeropuerto, no se justificaba tener grandes pasillos. Comparen los pasillos y escaleras estrechas con las de centros comerciales y aeropuertos actuales.

Sin embargo, la gente que llegaba si requería espacios ostentosos e importantes. De ahí, los barandales tallados elaborados en madera, los enchapes de piso y el Salón Dorado. Este es una sala en la que todas las paredes están talladas en bajo relieve en estuco y pintadas color bronce; fue hecha por Luis Féron Parizot.

arquitectura histórica Costa Rica

Finalmente, ¡el arte! Además de que las exhibiciones reúnen lo mejor de lo mejor, el Museo de Arte Costarricense está rodeado por esculturas. En la parte posterior está el Jardín de esculturas, un jardín diseñado por el escultor Jiménez Deredia que alberga esculturas de varios escultores costarricenses. Por el frente hay una instalación de Francesco Bracci que emula palillos chinos gigantes e invita a jugar en el espacio; está hecha con estañones.

arquitectura histórica Costa Rica

Y ustedes, ¿ya fueron?

Fotografías: Manuel Alberto Barquero

¡Gracias por su interés en espacio!
Campos marcados con * son requeridos