fbpx

Espacios de aprendizaje arquitectura para la educación

4

Soy creyente de que los espacios transforman emociones. Las características arquitectónicas del espacio se deben diseñar para despertar sensaciones en particular según su uso.

Un espacio pensado para el aprendizaje debe inspirar, debe ser agradable (porque las personas pasarán periodos de varias horas ahí) y debe tener microambientes: algunos para concentración, otros para socialización, otros para ejercitarse, etc. Estos son algunos proyectos que han logrado crear universos de aprendizaje.

La guardería infantil ubicada en España me enamoró desde la primera vez que supe que existía. El factor diferenciador fue su expresión de no-normalidad. En la mente de un niño, una ventana es cuadrada y una puerta es rectangular solamente hasta el momento en el que los adultos corrigen su dibujo “abstracto” o “inverosímil”. Para ellos, un ventana puede tener formas, colores y texturas que nuestras mentes – ya más cuadradas por culpa de los años – no ven tan fácilmente.

Esta guardería tiene tubos de colores como divisiones de espacios (ojo que no dije “paredes”). Algunos son sólidos, otros son translúcidos. Algunos tienen diferentes tonos de color en el diámetro del tubo. Otros se pueden girar al tocarlos. La guardería es un mundo de fantasía lleno de colores donde las paredes no son paredes y cada rincón del espacio es un juguete.

Imágenes obtenidas de la web

El Infinity Center de la escuela secundaria de Penleigh y Essendon en Australia es una propuesta llena de colores, texturas y formas inusuales. El complejo gira en torno a dos grandes patios centrales conectados por la biblioteca. Similar al proyecto anterior, en este se desafían las normas estándares de los elementos básicos de construcción: hay techos curvos que se convierten en paredes, pisos amarillos y “huecos” en el edificios.

La curva como elemento conceptual me parece especialmente importante en este edificio. Forma un hilo conductor desde la geometría general del proyecto (donde está presente en su forma de 8) hasta la experiencia del usuario en el interior del edificio. La curva, como concepto arquitectónico, hace referencia a la interconectividad de todo en la vida: desde la geometría del planeta y la naturaleza presente en él hasta la relación entre diferentes ramas de la educación y la vida: siempre continua.

Imágenes obtenidas de aquí.

 

La escuela primaria de Gando en Burkina Faso es otro de mis espacios de aprendizaje preferidos. En el extremo opuesto del espectro de recursos financieros respecto al proyecto anterior, este proyecto demuestra que no se necesitan enormes fondos para hacer buena arquitectura. Cumple con estrategias pasivas para confort climático y está hecho con materiales y tecnologías de construcción propias de la zona. Otro dato curioso: la misma comunidad participó en la construcción del edificio.

Como resultado de los materiales utilizados (principalmente arcilla) los espacios internos tienen luz y tonalidades cálidas. Es un ambiente acogedor, fresco (en una zona caliente) y amigable que invita a pasar tiempo ahí.

No se puede hablar de este proyecto sin mencionar la estrategia de texturas e iluminación que se utilizó en la biblioteca. Se cortaron vasijas de arcilla hechas en la comunidad y se “tejieron” en el techo del edificio. El juego de luces que resultó es único y refleja la solidaridad y el esfuerzo de la comunidad que lo creó.

Imágenes obtenidas de aquí.

¿Conocen más espacios de aprendizaje extraordinarios?

¡Gracias por su interés en espacio!
[mailchimpsf_form]